Mostrando todos los resultados 4

Chupetero personalizado

El chupetero es uno de los accesorios imprescindibles del bebé. Quizás se puede prescindir de otros artículos, pero ya verás como no podrá separarse de su chupete hasta el momento en que consideres que tiene que hacerlo.

Hablamos de la tira decorada que se engancha al chupete en uno de sus extremos, y en el otro lleva un accesorios tipo clip o similar para colocarse en su ropa. Esta tira decorada puede cumplir varias funciones, como la de mordedor.

Los beneficios de un chupetero mordedor de silicona

Un chupetero popular es el que tiene bolitas de colores de diferentes texturas. Llamará la atención de los más pequeños que se pasará mucho tiempo mirándolo, tocándolo o intentando mover las bolitas, y todo ello contribuye a su estimulación sensorial.

Como mordedor de bebé de silicona, cubrirá una función importante cuando le estén saliendo los dientes. Es una etapa en la que querrán llevárselo todo a la boca, y el chupetero evitará que se trate de algo sucio que pueda provocar una infección. Será un objeto familiar debidamente preparado y limpio, lo que ofrecerá tranquilidad a padres y madres.

Y es que se trata de un producto seguro porque su fabricación debe estar sujeta a condiciones recogidas en la normativa vigente. Se trata de artículos para niños, así que su producción y comercialización se mira con lupa para garantizar su seguridad.

Destacamos, por ejemplo, que el chupetero no puede tener más de 22 cm, y que el ancho no tiene más de 22 mm. Están hechos en materiales ligeros, y se evita que sean elásticos para que no cedan y se vuelvan más largos y peligrosos, además de molestos. Por supuesto, los materiales también son hipoalergénicos y no tóxicos.

El clip estará ideado de modo que no sea fácil de manipular por el niño, ni siquiera cuando sea algo mayor. Al caerse o al morderlo tampoco resultará peligroso.

Por qué tener un chupetero con nombre

El chupetero reduce las posibilidades de que el chupete se pierda, lo que puede desatar un berrinche. Va enganchado a la ropa del bebé gracias al clip, que es seguro, por lo que si se cae no llegará al suelo. Por lo tanto, se evita que se ensucie. Además, dado que figura el nombre del niño, en la guardería o en el parque al que suelas acudir sabrán a quién pertenece si lo encuentran en el suelo.

En el futuro servirá como bonito recuerdo de una etapa importante del desarrollo. Ese tiempo siempre despierta ternura, y es normal que los padres quieran guardarlo todo con mimo. El chupetero con su nombre puede servir de adorno.

La estética también es importante. El chupetero personalizado estará hecho en bonitos colores pastel y llevará figuras de animales u otros. Lo que es bonito nos resulta agradable y nos aporta armonía, por eso nos gusta rodearnos de artículos estéticos.

En definitiva, el chupetero personalizado se convertirá en tu aliado en el día a día, pues evitará que el chupete se pierda o se caiga al suelo y que su uso resulte antihigiénico. También contribuye a su estimulación sensorial y es estético.

Los chupeteros y mordedores de 6 a 8 letras llevan menos bolitas como medida de seguridad, para no sobrepasar la longitud máxima permitida que marca la normativa.

No hay vocales con acento, ni puntos, ni letra ç.

Información de uso:

  • Lavar antes del primer uso.
  • Lavar la silicona a mano, con agua y jabón.
  • No hervir, no usar microondas.
  • Las pinzas y clips metálicos no pueden entrar en contacto con agua o líquido. Secar rápidamente para evitar desperfectos.
  • Se recomienda renovar el producto cada 5-8 meses.
Preguntar
1
Si quieres algo en especial, dínoslo
Holaa :)
¿En qué podemos ayudarte?